viernes, 11 de abril de 2008

EL NUEVO TERROR CON SABOR ESPAÑOL

Salvo algunos interesantes filmes en los años sesenta, por tradición, el cine de terror no ha sido muy usado en la cinematografía española, pero excelentes filmes rodados desde la década de los noventa como "El Día de la Bestia" de Álex de la Iglesia, "Los Otros" de Alejandro Amenábar y ahora “El Orfanato” de Juan Antonio Bayona, demuestran que con gran talento y recursos, este género va ganando un espacio en la Madre Patria y en el mismo Hollywood.

El primero en apostar por el terror fue Alex de la Iglesia. Nominada al Goya, “El Día de la Bestia” (1995) introdujo los temas satánicos en el cine español con un tipo de historia que no había tenido un buen paso en su cine, convenciendo a productoras y critica. Llamado el nuevo Hitchcock, Alejandro Amenabar hizo el debut más importante del cine español, “Los Otros” (2001), planteando una historia de terror tradicional reuniendo sus principales ingredientes, convirtiéndose en uno de los directores más interesantes hoy en día.

El mexicano Guillermo del Toro se ganó un lugar con su proyecto de trilogía fantástico/terrorífica sobre la Guerra Civil, “El Espinazo del Diablo” (2001) es un aterrador cuento que sitúa la trama en un orfanato donde viven personajes de secretos ocultos, entre ellos una inquietante presencia. “El Laberinto del Fauno” es una historia del despertar y pérdida de la inocencia en los violentos años de la inicial posguerra que gozó de una importante apuesta por los Óscar; y el titulo provisional de su cierre es “3993”, que tratará de dar nuevos aires al género.

Más convencional y comercial, Brian Yuzna creó la Fantastic Factory, que rueda en inglés garantizando su distribución internacional. “Dagón”, un cuento de terror sobre mutantes y monstruos marinos; “Rottweiler”, la libre adaptación de la novela “El Perro” a lo Terminator o “La Monja”, de atmósfera agobiante llena de tópicos y buenos efectos especiales son claros ejemplos. Formato serie B sin pretensiones.

Vinculados a la Factoría están Jaume Balagueró, con “Los Sin Nombre”, “Darkness” y “Hospital del Terror” encaminados a lo paranormal, un arquetipo diferente de director de terror. Su marca: espacios claustrofóbicos y oscuros, presencias malignas y una historia que va "más allá". Y Nacho Cerdá, “Los Abandonados” compitió con los productos de terror de Hollywood y japoneses, terror psicológico durante todo su metraje, desorientando, confundiendo y aterrorizando al espectador.

Un soplo de aire fresco al género son “El Segundo Nombre” de Paco Plaza; “[REC]”, un proyecto de Balagueró y Paco Plaza rodada cámara en mano, casi sin cortes que ya se está filmando su remake en Hollywood; "Aparecidos" de Paco Cabezas una “Road Movie de terror”; y ahora tenemos “El Orfanato”, el laureado debut de Juan Antonio Bayona, una estremecedora película fantasmal infantil de ritmo impecable, ideas visuales extraordinarias que no abusa de los efectismos y relee de forma personal e insólita los lugares del género. Ha tenido tanto éxito que ya se está pre-produciendo su remake en norteamérica.

El futuro esta asegurado. Gracias a nuevos directores con ideas frescas que apuestan por el terror, al aumento de subvenciones y coproducción extranjera y efectos especiales de calidad, este género sigue ganando adeptos apelando sobretodo a lo sobrenatural. El nuevo terror tiene sabor español.

1 comentario:

Lucholobo dijo...

Antes Japón, ahora España, le han dado un nuevo impulso a los escalofríos que tanto nos gusta experimentar en las salas de cine. Mientras tanto, en Gringolandia seguramente seguirán insistiendo con los sicópatas que persiguen atractivas jovencitas, cuchillo en mano, o en pésimos remakes como el de El Ojo. ¡¡Mejor vayan a ver El Orfanato, que está increíble!! ¡¡Y olé!!