viernes, 11 de abril de 2008

LA NUEVA TENDENCIA: ADAPTACIONES DE NOVELAS FANTASTICAS

La tendencia de adaptar al cine libros del género fantástico esperando descubrir la próxima gran franquicia que reemplace a El Señor de los Anillos o Harry Potter, ha producido una avalancha de superproducciones que pretenden taquillazos aprovechando su popularidad, pero la gran mayoría no capturan la magia de su contraparte literaria.

Este género se define antes y después de la adaptación al cine en tres partes de la magnífica novela de J.R.R. Tolkien, El Señor de los Anillos (2001 / 2002 / 2003). Peter Jackson ambientó brillantemente el mundo fantástico del libro con sus historias paralelas, batallas épicas y efectos espectaculares. Una maravilla ganadora de 17 oscares, un éxito épico taquillero de New Line.

Paralelo al éxito de Jackson, tenemos las películas de Warner basadas en la serie famosa de libros Harry Potter, creada por la autora británica J.K. Rowling (2001 / 2002 / 2004 / 2005 / 2007). Hasta ahora, 5 de las 7 películas planeadas del aprendiz de mago se han estrenado, y es la saga con mayores ingresos de todos los tiempos. Y Warner adaptará las últimas dos novelas.

Disney no se quedo atrás y recreó Las Crónicas de Narnia: El León, La Bruja y el Ropero (2005), el mundo mágico creado por C.S. Lewis con sus diferentes razas, personajes fantásticos y grandes batallas, típico dentro del género de espada y brujería. Aunque sin la majestuosidad y riqueza de la trilogía de Jackson, es una buena adaptación que motiva a seguir esta nueva saga orientada al público infantil.

No todas pasan la prueba, 20th Century Fox tuvo un duro traspié con la adaptación de la exitosa novela de Christopher Paolini, Eragon (2006), el primero de su saga El Legado. Alejada del libro, mostró un escaso argumento, edificaciones y maquillaje muy modestos para sus características, en un intento fallido de parecerse a la trilogía de Peter Jackson.

Queriendo emular su éxito de la trilogía del Anillo, New Line adaptó sin éxito el excelente libro de Philip Pullman, Luces del Norte, parte de la trilogía La Materia Oscura. Por su esplendor visual y esencia de franquicia La Brujula Dorada (2007) tenía todo para ser un gran filme, pero los amantes del libro se decepcionaron al ver convirtida la historia en un cuento muy infantil.

La aclamada novela The Dark is Rising de Susan Cooper sobre el último guerrero inmortal que lucha contra las fuerzas del mal sirvió como base para Walden Media y la Fox en Los Seis Signos de la Luz (2007), pero, si Eragon era mala, esta es peor con un infantil manejo de fantasía en diferentes tiempos y épocas sin gusto, malos intérpretes y pobres efectos; una película épica de tono dulzón.

Al contrario de estas poco exitosas obras, Disney y Walden Media presentaron la adaptación de la novela de Katherine Paterson El Mundo Mágico de Terabithia (2007) , una historia sobre el valor de la imaginación y la amistad que no gira en torno a sus efectos especiales, sino alrededor de la relación creativa de los protagonistas, una historia de amor para jóvenes y adultos.

Este año veremos la adaptación de las novelas homónimas de Tony DiTerlizzi y Holly Black, Las Crónicas de Spiderwick, en la que 3 hermanos se hallan inmersos en un mundo lleno de hadas y otras criaturas extraordinarias; la nueva entrega de la saga de C.S. Lewis basada en el cuarto libro, Las Crónicas de Narnia 2: El Príncipe Caspian, en el que los hermanos Pevensie vuelven a unirse a las brillantes criaturas de Narnia; y la primera de las tres novelas de Cornelia Funke, Inkheart, en la que un hombre que puede materializar a los personajes de los cuentos que lee, es secuestrado por un villano salido de una de las fábulas.

Es muy difícil adaptar una obra literaria al cine, pero el ejemplo de la trilogía de Peter Jackson demostró que un buen guión basado en una adaptación respetuosa del original es la mejor base para cualquier filme de este tipo. Los problemas llegan cuando alguien decide que hay que cambiar las cosas.

1 comentario:

Lucholobo dijo...

Soy un gran fanático de Tolkien, así que mi opinión no es muy objetiva que digamos en este aspecto, pero creo que la trilogía de El Señor de los Anillos le lleva varios cuerpos de ventaja a cuanta adaptación-cinematográfica-de-aventura-fantástica se haya hecho. Habrá que esperar al Hobbit de Del Toro...