viernes, 11 de julio de 2008

BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE

Batman es uno de los personajes más controvertidos del cómic, el más importante del siglo XX. Un vigilante enmascarado sin ningún poder sobrehumano motivado por la venganza tras el asesinato de sus padres. Esta antítesis de Superman fue creada por Bob Kane para la Detective Comics (ahora DC Comics) a fines de los 30, cuando los superhéroes comenzaban a ser cosa común, influenciado por las películas del Zorro y The Bat Whispers, un asesino que se disfrazaba de murciélago.

Estaba obligado a ser un héroe y fue el mejor de todos. En sus primeras apariciones retomaba trazos cinéfilos con un aire oscuro, su argumento se acercaba más a las novelas de detectives de la época. En los 40 su éxito lo llevó más allá de las publicaciones para desarrollarse en tiras dominicales, radioteatros, series animadas de televisión y sobretodo, el cine, cuya relación ha sido variada, contradictoria y costosa.

Paralelo a la Segunda Guerra Mundial, se le mostró por primera vez en la pantalla a través de seriales de bajo costo, The Batman (1943), que fue criticada por su posición anti-japonesa en la que compartía protagonismo con su nuevo compañero Robin; mientras que Batman and Robin (1949), se acercaba más a con el estereotipo de los seriales de la época y con el clásico villano de los cómics, esta vez con un robusto encapotado y sin connotaciones racistas.

La historia de este héroe oscuro y violento hubiera sido un ejemplo de consecuencia de no ser por Batman, la irreverente y ambigua serie de los 60 de visión obligada para todo estudioso del arte pop que duró de 1966 a 1968. Fue llevada al cine Batman: La Película (1966) con el atractivo de ver en acción a sus cuatro enemigos principales, presentando además un referente de esos años pop-bizarros: el Bati-repelente de tiburones.

Y llegó Batman (1989). Tim Burton, el director más oscuro de su generación, impuso a Michael Keaton como el Batman más personal hasta hoy; pero pese a su fuerza y credibilidad, la cereza del postre fue Jack Nicholson como el Guasón. Tres años después, Burton retomó la saga creando una de las mejores películas, Batman Regresa (1992), nuevamente con Keaton bajo el traje del conflictivo héroe enfrentando a una perversamente sexy Gatúbela y a un desagradable Pingüino.

Luego vino Joel Schumacher y todo cambió. En Batman Eternamente (1995) adquirió glamour a manos de Val Kilmer, la estética dark y posmoderna fue cambiada por una imagen más liviana y gay, en parte por la incorporación de Robin a la historia y por emplear un traje con pezones. Su último filme en la saga fue el más criticado, Batman & Robin (1997), George Clooney fue un héroe sin atractivo, debido a un guión desganado de efectividad en la que unos descafeinados villanos fueron la figura central. Malasa.

A pesar de su gran suceso en el cómic, pasaron años para ser llevado a la animación, inicialmente apareciendo en algunos dibujos animados como The Batman-Superman Tour (1968), The Adventures of Batman (1969), Los Súper Amigos (1973), The New Adventures of Batman y Batman-Tarzan Tour (1977) y Batman and The Super 7 (1980); siendo su despegue en los 90 con una gran serie de atmósfera dark y art-deco, Batman: The Animated Series (1992), pasando por varias etapas The Adventures of Batman and Robin (1994) y The New Batman Adventures (1997), más películas con espíritu de film noir como la exitosa La Máscara del Fantasma. Últimamente se han presentando series y películas que juegan con una diversidad temporal o alternativa con mucha acción e interesantes estéticas como Batman Beyond (1999), La Liga de la Justicia (2001) y The Batman (2005), influenciada por el anime.

Hasta que llegó el renacimiento de la franquicia con la nueva y excelente adaptación al cine a manos de Christopher Nolan, Batman Inicia (2005) quien exploró los orígenes de su leyenda en Ciudad Gótica; cómo da a conocer su alter-ego: un justiciero enmascarado que usa su fuerza, inteligencia y alta tecnología para combatir el mal. Con mucha acción, cambios en todo sentido (concepto, traje, aditamentos, personajes, etc.), fue un taquillazo y le hizo justicia al Caballero de la Noche, que es justo el nombre de la nueva entrega de Nolan que se estrena en una semana, El Caballero de la Noche, en la que veremos a Batman enfrentarse a su Némesis: El Joker en una cinta considerada por la crítica como soberbia. Y como un nexo entre ambas películas tenemos Batman: Guardián de Gotham, una entrega de 6 cortos animados a manera de anime en la que podemos verlo en sus primeros enfrentamientos con los villanos y las mafias de Gotham City, un DVD imperdible.

Batman es uno de los personajes más antiguos y conocidos del mundo. A pesar de que malos guionistas o dibujantes hayan dañado su imagen o se le haya acusado de homosexual, esto ha servido más para hacerlo resurgir más fuerte, más real; como el niño que murió en El Callejón del Crimen pudo resurgir más fuerte para no dejarse caer nunca más.

1 comentario:

Milton Murrielñ dijo...

Tienes mucha razón, Batman hasobrepasado lo hecho por cualquier superhéroe de cualquier editorial, ya sea DC Comics, Marvel, Drak Horse, etc., y ahora por su condición humana cada día gana más fans. ¡¡Larga vida al Caballero de la Noche!!