domingo, 6 de febrero de 2011

EL AVISPÓN VERDE. DETRÁS DE CÁMARAS. Por Erica Encarnación

El Avispón Verde (The Green Hornet), la legendaria serie estrenada inicialmente en 1936 para radio y en 1966 para televisión, consigue ahora nuevos intérpretes. En primer término encontramos a Seth Rogen con el papel de Britt Reid, el relajado hijo de un magnate que tras su misteriosa muerte, hereda un basto imperio. Desarrollando una entrañable amistad con el más talentosos empleado de la compañía Kato interpretado por el actor asiático Jay Chou. A estos justicieros se les une la encantadora Cameron Díaz como la hermosa secretaria que siempre los apoya y el ganador el Oscar Christoph Waltz, en el papel de un inescrupuloso villano.



La cinta ha sido dirigida por Michael Gondry y escrita por el propio Seth Rogen quienes se aseguraron que fuera filmada con tecnología de tercera dimensión para que el público pueda disfrutar de todas las bondades de este formato. 

Sin duda uno de los mayores atractivos de esta historia, es el auto The Black Beauty, el tercer integrante en este trió de justicieros, a cargo del Chrysler Imperial Crown de 1964 y 1966 el mismo modelo utilizado en la serie de televisión. Así que con ayuda de un grupo de ingenieros la producción se trazó la meta de construir el auto, el cual además debía estar equipado con serie de innovaciones e inventos creados por la audaz imaginación de Kato.


Dentro del sinnúmero de aditamentos que posee este vehículo, podemos encontrar: Puertas suicidas delanteras, ocho misiles montados en el parachoques frontal, un lanzallamas, una ametralladora Browning calibre 30 montada en un trípode en la cajuela, además de poseer blindaje en todo el carro y otros detalles más.

Diseñaron varios Black Beauty a fin de cada uno tenga una tarea especifica, algunos chocados otros mas completos y unos cuantos impecables para las tomas de detalle y primeros planos. Incluso uno de estos tuvo que ser cortado a la mitad para una secuencia del film.
Otras versiones construidas de cero, fueron empleadas en las acrobacias. Estos autos no tenían trasmisión, y contaban con un motor de 500 caballos de fuerza.

La acción imparable de El Avispón Verde estuvo supervisado por un grupo de profesionales que se encargó del diseño, planeamiento y ejecución de todas las escenas de riesgo, tanto de las persecuciones, volcaduras y explosiones, incluso aquellas en las fue necesario cubrir con fuego el cuerpo de dos dobles de acción.



Gracias a su experiencia como bailarín Jay Chou aprendió rápidamente las coreografías de pelea, además al ser un confeso fanático de Bruce Lee ha desarrollado habilidades del fallecido actor, como los movimientos para atrapar las manos.

La acción se ha apoderado de la pantalla grande con la llegada de esta dupla de justicieros su inconfundible auto. ¡Delincuentes! prepárense que El Avispón Verde ya esta en cartelera.