miércoles, 2 de febrero de 2011

¿POR QUÉ LOS NORTEAMERICANOS NO PUEDEN SER SUPERHÉROES?

Está causando bastante revuelo la nominación de actores extranjeros, sobre todo británicos, como protagonistas de los superhéroes norteamericanos más emblemáticos, hecho que ha analizado de una manera exhaustiva The Hollywood Reporter bajo el título: Why Americans Don't Play Superheroes, y cuyo resumen tengo gracias a la gente de El Séptimo Arte:
A finales de 1970, David Prowse, actor que interpretó a Darth Vader en la trilogía original de Star Wars, tuvo una audición para dar vida al Superman de Richard Donner, pero el actor fue rechazado. ¿La razón?, Prowse no era estadounidense. Cómo cambian los tiempos...

El actor británico Henry Cavill, quien acaba de ser designado como el nuevo Superman, es sólo uno de los no norteamericanos que han sido elegidos para desempeñar un papel clave en una de las super-producciones de Hollywood. Hasta el momento la cosa parecía estar tranquila, pero tras esta contratación para interpretar a todo un icono de Norteamérica como es Superman, se ha desencadenado una ola de críticas en el país.

"Este casting es fundamentalmente anti-estadounidense", escribió un periodista de Ain't It Cool News. "Es algo repugnante, nunca veré una película con un británico como Superman". Lo que no se puede negar, es que últimamente los actores australianos, canadienses y británicos parecen estar acaparando gran parte de los papeles protagonistas en las películas de acción de Hollywood.

Andrew Garfield, criado en Gran Bretaña, será el próximo Peter Parker/Spider-Man, y el británico Christian Bale está a punto de iniciar la tercera entrega de Batman. Además, el australiano Chris Hemsworth se enfundará el traje de Thor este verano siguiendo los pasos de su compatriota Hugh Jackman, que anda preparando una nueva entrega de Wolverine. Tampoco nos olvidemos de Eric Bana, quien dio vida Bruce Banner en el Hulk de Ang Lee, mientras que Canadá también está representada por Ryan Reynolds en su papel de Linterna Verde. ¿Alguien más?

El australiano Sam Worthington ha participado en producciones como Terminator: La Salvación, Avatar o Furia de Titanes, por no hablar de actores como Daniel Day-Lewis, uno de los mejores actores de nuestra época, que dará vida a Abraham Lincoln en la biografía de Steven Spielberg.

Los norteamericanos no se explican cómo los 308 millones de habitantes que tiene Estados Unidos no se hacen notar frente a los 107 que suman las poblaciones de Inglaterra, Canadá y Australia.

"Estados Unidos no produce actores robustos y con talento", dijo un productor nominado al Oscar que pidió no ser identificado. El productor señaló que las estrellas jóvenes norteamericanas como Leonardo DiCaprio o Shia LaBeouf encajan en otro tipo de papeles.

Más claro fue el representante de uno de los actores que optaron al papel de Superman: "Odio decirlo, son mejores actores".