lunes, 7 de febrero de 2011

JAMES EN LIMA EL 30 DE MARZO


Bueno, bueno...recién acabo de reponerme de la sorpresa, no sabía que habían planeado traerlos, por lo que puede convertirse en uno de los conciertos del 2010. Me refiero a James, una de las grandes bandas de Manchester, también conocida como "Madchester", aquella corriente surgida en el Reino Unido durante los 80 y que se nutrió de fuerzas tan heterogéneas como fundamentales dentro del rock como la psicodelia y el mod de los años 60, el rock de garaje, el punk y el pospunk, el pop, entre otras. Pero en vez de copiar el artículo de El Comercio, mejor se los dejo y entérense:



Lo de James se situó entre las grandes promesas de esa vertiente musical también cultivada por actos como The Charlatans, los Happy Mondays, The Inspiral Carpets y los enormes Stone Roses. Y James llega a Lima por primera vez para hacer realidad el sueño de cientos de ‘fans’. Todavía con Tim Booth en la parte vocal y a más de tres años desde la reunión de la banda, esta cita promete ser memorable.
Aunque suenen algo lejanos los brochazos iniciales de la banda, aquellos que le permitieron no solo empezar a grabar, sino compartir una gira con The Smiths en 1983, la música de James respira actualidad cada vez que uno coloca alguno de sus discos en la bandeja del estéreo. Ello habla bien de una propuesta que ha resistido, como es debido, la prueba del tiempo.



¿Cómo no morir entre los cambios de almanaque? La consistencia es fundamental. Y James ha elaborado un buen puñado de discos sólidos, sin aberturas, que respaldan su historia, y principalmente nos referimos a “Seven” (1992), “Laid” (1993), “Whiplash” (1997) e incluso “Millionaires” (1999).
LA BELLEZA DE LO SIMPLE
La música de James es una experiencia liberadora. Sin temibles aspavientos ni vocación de complicarse la existencia, la banda tiende líneas precisas que se ven reflejadas en armonías y arreglos prístinos y melodías de filigrana evitando, de paso, caer en excesiva complacencia. Es decir, canciones que acarician sin mimar.


Al frente, lo dijimos, permanece Tim Booth, un tipo de voz profunda (que por instantes puede tentar similitudes con la de Bono) y de reconocible falsetto. Un hombre que no se conformó únicamente con los micrófonos, sino que ha explorado otros rincones del arte, como el ballet.
Detrás de él, músicos entrenados para confeccionar los fondos propicios de cada interpretación, entre ellos: Jim Glennie (bajo), Larry Gott (guitarra, teclados, flauta; sucesor del guitarrista original: Paul Gilbertson), David Baynton-Power (batería) y Andy Diagram (trompeta).



Una noche con James no podría ser completa sin canciones como “Say Something”, “Laid”, “Born of Frustration”, “She’s a Star”, “Waltzing Along” o “Sit Down”. Esa noche, la del miércoles 30 de marzo en la explanada del Monumental, tendrá además cara de festival, toda vez que en breve otra banda confirmaría su participación.
Los boletos para el show se venderán desde mañana martes en Tu Entrada, a los siguientes precios: S/.360 (Kandavu), S/.190 (VIP) y S/.90 (general). Habrá 20% de descuento hasta el 28 de febrero con tarjetas IBK, y 10% del 1 al 30 de marzo con las mismas tarjetas. ¡Ya contamos los días!