viernes, 4 de marzo de 2011

RANGO: DETRÁS DE CÁMARAS. Por Erica Encarnación

Como un homenaje a los filmes del oeste, y los Spaghetti Westerns, el director Gore Verbinski nos trae esta singular cinta animada, que además de parodiar, el género con un planteamiento alocado que combina la aventura con un sentido del humor bastante pícaro, nos introduce a un mundo ingenioso y diferente de ambientes áridos y desérticos habitado por un grupo de criaturas excéntricas que a su vez viven amenazadas por bichos muy corruptos, todos ellos creados a través de una computadora y de manera muy ingeniosa.

El título es Rango, nombre del protagonista, un asustado camaleón cuya vida había transcurrido como mascota, pero que al perderse en el desierto se convierte en el nuevo alguacil de un recóndito pueblo, y por ende, en la única esperanza que tienen estos seres de encontrar agua para hidratarse, y aunque todos dicen que… los buenos no duran mucho en tierra, este pequeño camaleón esta decidido a convertirse en un verdadero héroe.



El director Gore Verbinsky, realizador de la saga de Piratas del Caribe, nos presenta su primera cinta de animación, la misma que ha logrado con la ayuda de la compañía de efectos especiales Industrial Light and Magic quienes también por primera vez se involucran en un proyecto de animación de larga duración.

A medida que Rango fue cobrando vida, también lo hicieron los amigos y enemigos que conoce en Tierra, fue así, que crearon a una colección de más de 30 personajes, cada uno con una historia muy particular.

Para lograr las voces de los personajes Verbinsky empleó una manera que difiere mucho de las clásicas grabaciones en cabina, actor por actor. El prefirió diseñar un ambiente acorde con la atmósfera de la película, con vestuario del oeste y hasta elementos de estenografía y utilería para que los actores pudieran interpretar físicamente cada escena con la energía y química necesaria.

Durante 24 días el elenco trabajó intensivamente en este rodaje en el que, no sólo grabaron sus voces; si no que sus actuaciones fueron filmadas con cámaras de alta definición, para ser empleadas por los animadores como fuente de información. De esta forma cada actor le dio a su personaje, además de voz, expresión y movimiento en un proceso que el mismo Verbinsky denominó “Captura de emociones”.

Con la misma acción y emoción de una cinta del oeste, pero protagonizada por animales muy raros llega Rango, una película de animación como mucho sentido del humor, pistolas, aventuras y mucho mas, ideal para despedir a las vacaciones en familia.