miércoles, 8 de junio de 2011

X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN. DETRÁS DE CÁMARAS. Por Erica Encarnación

Para nadie es novedad que X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class), esta nueva entrega de la saga de los hombres mutantes se ubica, históricamente, al principio de todo, cuando el profesor X y Magneto eran unos jóvenes inexpertos que trataban de incorporarse a la sociedad.

Para recrear todos los escenarios de esta historia se trasladaron hasta los estudios Pinewood, en el Reino Unido. Crearon más de 80 sets además de otros que también fueron edificados pero en estudios de los Estados Unidos.




Si bien se trata de una aventura diferente a las que ya hemos visto, la relación con las anteriores es innegable, por ello para mantener este lazo, incluso en los escenarios, los encargados del diseño trabajaron en un proceso inverso de ingeniería, es decir, que sí ya sabemos cómo luce el resultado final, trataron de ubicar los orígenes de este, ya sea en elementos como los trajes mutante e incluso en la construcción del complejo Jet X.

Con esta premisa, la construcción del Jet X, se llevó a cabo a partir del bombardero supersónico XB-70. Esta embarcación aérea, midió 25 metros de largo aproximadamente y estuvo anclado en una plataforma hidráulica con la que realizaron movimientos en 360 grados, poniendo a los actores, literalmente, de cabeza.




Otro de los escenarios espectaculares del film fue el que construyeron para representar al club The Hellfire de la década de los 60, cuartel general de Sebastián Shaw. Este local que simula un casino al estilo de las vegas, fue un set circular con escaleras a los costados por donde casi doscientas chicas en lencería hicieron de extras.

Otro detalle por resaltar es el vestuario creado para esta primera parte de la historia, para lo cual, la diseñadora mantuvo la temática de la época. La idea del director Matthew Vaughn fue de mantener similitud con la primera caratula del comic, es por ello que veremos a los mutantes vestidos con trajes azul y amarillo. Y esta último color, debido a que una sustancia a prueba de balas que se desarrollo a principios de la década de los 60 era procesado en este color. El resto de los personajes, también mantendrán los trajes que lucen en los comics.




Y no por tratarse del inicio de los hombres mutantes los efectos visuales han sido ajenos, al film, por el contrario, aquí veremos el comienzo de estos poderes, por eso usaron muchas cuerdas con sistemas de poleas que ayudaron a los jóvenes mutantes a tomar complejas posiciones, a volar… y a adquirir velocidades sobre humanas.

X-Men: Primera Generación, describe el comienzo de una vida mutante, los miedos, la transformación y el proceso por el cual tuvieron que pasar para aceptar sus formidables poderes, las alianzas que formaron y que dieron como resultado la eterna lucha que todos conocemos.