viernes, 15 de abril de 2011

REMAKES HOLLYWOODENSES EXITOSOS

Aunque no es un fenómeno nuevo, Hollywood se dedica cada vez más a llevar a la pantalla grandes remakes de obras hechas fuera de sus fronteras, clásicos que estuvieron en boca de todos y que tuvieron mucho éxito.

Esto viene de muchas décadas, sobre todo, con remakes orientales. Los Siete Samurais, es la impresionante película del maestro Akira Kurosawa de 1954, cuyo argumento generó Los Siete Magníficos, un western de sublime belleza plástica e inimitable potencia narrativa que pasó a la historia por su banda sonora.

Yojimbo, también de Kurosawa en el que el protagonista es un samurái pretendido por dos bandas rivales en el Japón feudal del siglo XIX, tuvo su gran versión en Por un Puñado de Dólares, nuevamente en clave de western con un pistolero vagabundo protagonizado por Clint Eastwood.

Con varias secuelas, Ringu es un impactante thriller de terror en el que una reportera averigua por qué todas las personas que ven una misteriosa cinta de video mueren. De enorme éxito de taquilla y convertida en un film de culto, El Aro es un efectivo remake de Gore Verbinski tan angustiante como el original.

La japonesa Shall we dansu de 1996, narra la historia de un hombre que toma clases de baile cuando su relación matrimonial pasa un mal momento. Su esencia es la estricta y protocolar sociedad japonesa, por lo que se pensaba en lo difícil que sería su adaptación en Hollywood, pero ¿Bailamos?, la versión protagonizada por Jennifer López funcionó muy bien y se convirtió en un éxito en taquilla.

Los Infiltrados es un nuevo clásico del cine criminal americano a cargo de Martin Scorsese, cuyo talento brilla a su máximo nivel, convirtiéndose en una de sus mejores películas. Pero es el remake de Infernal Affairs, un aclamado film de Hong Kong que revolucionó el género policial. Rudo, sombrío y violento al extremo.

Hollywood también realiza sus versiones de producciones europeas: Mentiras Verdaderas es un exitoso filme mezcla entre acción y comedia romántica dirigido por James Cameron, pero es el remake de la francesa La Totale!, que aunque no tiene su despliegue de efectos especiales, profundizaba en las relaciones entre los personajes.

Dirigida por Terry Gilliam, 12 Monos es una original aventura futurista que se mueve entre la lucidez y la locura, los sueños y la realidad. Su versión original es la también  francesa La Jetée de Chris Marker, un corto de culto en blanco y negro que parece una fotonovela grabada a partir de una serie de fotografías.

Insomnia es el drama psicológico noruego dirigido por Eric Skjoldbjaerg considerado como una reinvención del género filme noir. 5 años después, Christopher Nolan demostró su valía añadiendo 30 minutos, recomponiendo muchas de las situaciones que se daban en la cinta de modo inverosímil.

Tenemos auto-remakes transnacionales, como Alfred Hitchcock con El Hombre que sabía Demasiado, con una primera versión británica para luego rodar en Hollywood un thriller lleno de conspiraciones, pistas falsas y malentendidos, y más recientemente, el caso de Michael Haneke con Funny Games, el angustioso e insólito thriller macabro del que realizó un remake copiando casi plano a plano de su propia película.

Y ahora tenemos la película sueca de culto Criatura de la Noche, una de las mejores, más brutales, y bellas películas de vampiros con un relato elocuente sobre el bien y el mal a la que Matt Reeves ha dado una gran relectura bajo el título de Déjame Entrar, convirtiendo lo poético en algo más fluido, visceral y más peligroso que la original.

Cuando vayan al cine y crean que lo que ven es original, averiguen si esta película ya había sido realizada, pueden quedar sorprendidos. Éxitos de crítica y taquilla en su país de origen, la ola de remakes en Hollywood parece nunca acabar.