lunes, 14 de diciembre de 2009

JAMES CAMERON, EL INNOVADOR

Célebre por crear el famoso ícono del Terminator y dirigir el melodrama histórico Titanic, James Cameron es uno de los directores que más y mejor ha aportado a la ciencia ficción, contribuyendo al mejoramiento de técnicas y por la creatividad con que cuenta las historias apoyándose en el vanguardismo de los efectos visuales.

Comenzó a demostrar en 1989 las infinitas posibilidades de los efectos 3D generados por computadora, marcando para siempre su carrera con El Secreto del Abismo y el gusano de agua que se mueve por la plataforma subacuática, todo un adelanto en la generación digital, del que también asombró su impresionante mundo submarino, una de las constantes en la exitosa carrera del director.

Terminator fue un punto de inflexión en el mundo de la ciencia ficción por sus efectos especiales, como el endoesqueleto del cyborg que fue trabajado a control remoto y con la técnica de Stop-motion. Y ni que decir de Terminator 2: El Día del Juicio con el uso de la técnica de Morphing para la creación del Terminator de metal líquido, una de sus obras más completas y mejor cohesionadas, ampliando un universo que enriqueció aún más.

Aliens es fundamental en la historia de los efectos especiales, y no por ser una técnica novedosa o concreta, sino porque fue el primero en usar todas las técnicas conocidas, logrando un realismo y naturalidad en una película que creó escuela: por primera vez en la ciencia-ficción el protagonismo recayó en una mujer: Sigourney Weaver como la Teniente Ellen Ripley.

Con asombrosas escenas submarinas, Titanic nos introdujo en el cine digital con el uso de múltiples efectos especiales, mezclando tradicionales con las más innovadoras tecnologías 3D como los morphings, las composiciones digitales y la captura de movimiento para un clásico contemporáneo y la consagración definitiva del director.

Tal es su interés por los avances tecnológicos que realizó una versión en 3D de Terminator, T2 3-D: Battle Across Time, para los parques temáticos de los
Estudios Universal y con una cámara inventada por él, filmó documentales en formato IMAX para la Disney como Ghost of the Abyss o Aliens of the Deep. Pero Cameron no es sólo el mejor director de ciencia ficción, también es uno de los mejores en secuencias de acción, como la espectacular escena del rescate del personaje Jamie Lee Curtis en la autopista destruída en su parodia de espías Mentiras Verdaderas.

Ahora es el turno de las cámaras de alta resolución digital y formato tridimensional. Hace 14 años que el director pensó en Avatar, en el que recrea un nuevo mundo de ciencia-ficción mezcla de acción real con 3D mediante la captura de movimiento, una de las grandes revoluciones técnicas para atraer más espectadores al cine. Y es que James Cameron es un visionario que llevará la cinematografía a un nivel incomparable...