sábado, 26 de diciembre de 2009

LA PRINCESA Y EL SAPO: DETRÁS DE CÁMARAS. Por Erica Encarnación

Como para tomar un descanso de tanta animación por computadora, los estudios Walt Disney Animation regresan a un sistema que parecía haber quedado en el olvido (al menos desde el 2004 con Vacas Vaqueras), nos referimos a la animación tradicional a mano o animación a mano alzada.

La Princesa y el Sapo, es una comedia situada en la ciudad de Nueva Orleans y ha sido realizada por los mismos creadores de Aladino y La Sirenita, pero en esta historia en vez de que la princesa al besar al sapo éste se convierta en un apuesto príncipe, ella es quien sufrirá una desafortunada transformación, iniciándose así una jocosa aventura a través de los pantanos de Luisiana entre canciones, bailes y ocurrentes personajes.

La Princesa y el Sapo, de Walt Disney Pictures, es la realización animada número 49 del estudio, en una tradición establecida hace casi 75 años con el estreno de Blanca Nieves y los Siete Enanos. Pero es la primera película realizada de manera tradicional después de una larga lista de cintas de animación, por lo que fue algo difícil encontrar al equipo de dibujantes que se encargara del proyecto. Los directores Ron Clements y John Musker fueron los responsables de ejecutar esta cinta cuyo guión esta inspirado en el cuento de hadas de los hermanos Grimm “El Príncipe Sapo” pero al cual, estos realizadores le añadieron su propio giro a la historia.

Resultó muy nostálgico para algunos dibujantes regresar a la animación tradicional cuadro por cuadro, aunque muchos de estos procesos fueron simplificados gracias a la tecnología que permite tener resultados mas rápidos con la misma calidad y textura que la animación tradicional. Para conseguir realismo en los movimientos de los personajes, sobre todo tratándose de animales, varios sapos fueron llevados hasta los estudios Disney para que sirvan de modelos a los dibujantes. Mientras que para los personajes humanos se optaron por crear figuras de arcilla.

Otro factor importante en las producciones tradicionales de Disney es la banda sonora, el compositor ganador del Oscar Randy Newman compuso la música original para la película, que reúne una variedad de estilos como el jazz, el blues, y el gospel.

Tiana es la nueva princesa que Disney nos presenta en una historia realizada con la magia y la nostalgia de producciones como La Bella y la Bestia, Pocahontas y Mulan. Disfrute de este nuevo cuento de hadas, con personajes llenos de color que cobran vida en un mundo invadido por la música que lo cautivará de principio a fin.