lunes, 29 de agosto de 2011

COWBOYS Y ALIENS. DETRÁS DE CÁMARAS. Por Valeria Moscoso

Luego del éxito logrado con las dos películas de Iron Man, el realizador Jon Favreau presenta Cowboys y Aliens (Cowboys & Aliens), para la cual se hace acompañar de un arsenal de exitosos cineastas como Steven Spielberg y Ron Howard, entre otros expertos en el campo de la ciencia ficción y los efectos especiales.

Este filme llevará al público al viejo oeste, donde un solitario vaquero interpretado por Daniel Craig, encabezará una insólita insurrección contra visitantes extraterrestres. Basada en el comic de Platinum Studios, Cowboys & Aliens, la cinta mezcla los géneros tomando elementos que los admiradores de las cintas del oeste estadounidense conocen y los reinterpreta a través del lente de una película sobre una invasión alienígena.

Para interpretar al solitario y amnésico Jake Lonergan, el director eligió al actor británico Daniel Craig, quien se preparó para el personaje viendo clásicos westerns, en especial de John Wayne, mientras que Harrison Ford fue uno de los últimos actores contratados de la cinta para interpretar al adinerado hacendado Woodrow Dolarhyde.

Durante el rodaje, la tarea principal fue mantener el equilibrio entre los dos mundos visualmente distintos, por ello el diseñador Scout Chambliss decidió que todo el equipo, armas y naves, así como la torre de los invasores alienígenas fueran creados siguiendo diseños del siglo 19. El laberinto de túneles donde los extraterrestres llevan a cabo sus experimentos se construyó en un cavernoso estudio hecho a semejanza de una serie de espacios subterráneos del remoto desierto de Nuevo México.




Dentro de la historia, los apaches Chiricahua juegan un papel importante por lo que la producción requirió la colaboración de un asesor técnico en asuntos apaches para fabricar las armas tradicionales. Y como el grillete con el que despierta Jake Lonergan resulta ser un arma poderosa, algunos de sus movimientos fueron realizados con imágenes gráficas computarizadas, aunque gran parte del brazalete, con luces y partes móviles, fue real.

El árido poblado de Absolution se recreó en el rancho Bonanza Creek al suroeste de Santa Fe, donde la producción se estableció durante los 3 meses que duró la filmación. Las escenas de acción requirieron cerca de 30 dobles y dos docenas de extras, mientras que las sofisticadas luces láser se movían sincronizadamente a medida que las explosiones detonaban.

Cowboys y Aliens llevará al cine a los adeptos a las cintas de ciencia ficción y a los nostálgicos amantes de las películas del viejo oeste, y es que la dupla Craig Harrison promete darle a los cinéfilos un singular espectáculo.