viernes, 3 de diciembre de 2010

LAS CRONICAS DE NARNIA EN EL CINE

Las Crónicas de Narnia es una heptología de libros infantiles escrita por C.S. Lewis entre 1949 y 1954, en la que se relatan las aventuras en Narnia, una tierra de fantasía y magia poblada por animales parlantes y otras criaturas mitológicas que se ven envueltas en la eterna lucha entre el bien y el mal, donde Aslan, el legendario león creador de ese país, es el auténtico protagonista de los relatos, si bien Luc, Edmund, Susan y Peter, los cuatro hermanos Pevensie, sirven de hilo conductor.

Ha transcendido el género de la fantasía, cada uno de los siete libros es una obra maestra, que sumerge a los lectores en un terreno donde la magia es realidad, y el resultado es un mundo ficticio cuyo ámbito ha fascinado a generaciones, habiendo vendido más de 100 millones de ejemplares, y siendo traducida a más de 50 idiomas. Además de numerosos temas cristianos tradicionales, la serie toma los personajes y las ideas de la mitología griega y la mitología romana, así como de los cuentos de hadas tradicionales británicos e irlandeses.

Se han adaptado varias veces, completa o en parte, por la radio, la televisión y el cine, como la versión animada del primer libro en 1979 dirigida por Bill Meléndez o las 3 adaptaciones de la BBC de los 3 primeros libros entre 1988 y 1990. 

Tras el millonario éxito en taquilla de sagas literarias como El Señor de los Anillos o Harry Potter, era inminente su adaptación al cine, y esta llegó en el 2005 con Las Crónicas de Narnia: El León, la Bruja y el Ropero (The Chronicles of Narnia: The Lion, The Witch and the Wardrobe) producida por Walt Disney Pictures y Walden Media. Durante la segunda guerra mundial, cuatro hermanos descubren Narnia, un mundo increíble al que la Bruja Blanca ha condenado al invierno eterno. Con la ayuda de Aslan, los niños lucharán para vencerla en una espectacular batalla y liberarle de la maldición del frío. A pesar de no conformar a la crítica, recaudó en todo el mundo más de 700 millones de dólares.

Tres años después le siguió Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian (The Chronicles of Narnia: Prince Caspian), basada en el cuarto libro de la saga. Tras los increíbles acontecimientos de la primera parte, los Pevensie vuelven a este remoto y maravilloso mundo para embarcarse en un extraordinario viaje para liberar a Narnia del yugo tiránico de un malvado rey, entregar el trono al joven Príncipe Caspian y restaurar la magia y la paz en el territorio. 

Superó ampliamente a la primera en cuanto a calidad cinematográfica, ganando premios como los "Teen Choice Awards" del 2008, aunque recaudó mucho menos que su antecesora, 419 millones. Por ello, no todo fue color de rosa. Disney canceló la franquicia, al parecer por una cuestión económica pese a que ya habían anunciado su estreno para mayo de este año, pero Walden Media convenció a la 20th Century Fox para co-financiar y coproducir la tercera y las siguientes películas de los libros restantes. 

En pocos días veremos Las Crónicas de Narnia: La Travesía del Viajero del Alba (The Chronicles of Narnia: The Voyage of the Dawn Treader), una nueva aventura donde Edmund y Lucy Pevensie junto a su primo Eustace, son transportados de vuelta a Narnia, donde se embarcan en una misión en El Viajero del Alba que implica el propio destino de ese mundo, superando tentaciones en islas misteriosas y sosteniendo decisivos enfrentamientos con criaturas mágicas y siniestros enemigos junto a su protector, el “Gran León” Aslan.

Presentando una de las obras favoritas de los fanáticos de la saga, Las Crónicas de Narnia está de regreso con un mundo fantástico lleno de magia, dragones, aventuras y emoción que esta vez llega con la maravilla de la tercera dimensión.