lunes, 13 de diciembre de 2010

LAS CRÓNICAS DE NARNIA: LA TRAVESÍA DEL VIAJERO DEL ALBA. Por Erica Encarnación

Ahora es turno de hablar de los secretos en la realización de esta tercera entrega de Las Crónicas de Narnia, que como en las anteriores cintas, los personajes fantásticos y los fabulosos efectos especiales se convierten en elementos primordiales en el transcurso de la historia.


En esta parte los hermanos Pevensie , literalmente, se sumergirán en una nueva aventura,  en la que  Edmund y Lucy, junto a su primo Eustace, serán transportados a través de un cuadro al mundo de Narnia donde Caspian a bordo de la nave  El Viajero del Alba,  tiene como misión hallar los siete Lores de Telmar perdidos,  y recuperar cada una de las siete espadas que Aslan les regaló para proteger Narnia.  De esta manera  podrán derrotar a la niebla y a la bruja,  que amenazan con destruir la cuidad.

El rodaje principal de este film se inició en Queensland Australia en julio del 2009,  y se alargó a través de 90 días. Pero el planeamiento y diseño de los escenarios fue mucho más extenso. La construcción del majestuoso viajero del Alva que tuvo un presupuesto de 2 millones 700 mil dólares, tomó alrededor de dos años. Este diseño de 42 metros de largo fue edificado empleando madera, acero, fibra de vidrio, latón, yeso y cuerda.  Su aspecto esta basado en el bote The Endeavor del capitán James Cook, ubicado en Sydney Australia. Y pese a su consistencia este barco nunca fue puesto en el agua, las escenas se lograron empleando una replica y  pantallas azules.


Si bien, para este film se crearon muchos escenarios uno de los complejos fue la recamara bajo el agua. Para lograr este efecto de inundación a través de una pintura se duplico el set de dormitorio, uno seco, y otro ubicado sobre una plataforma elevada dentro de un pequeño tanque de agua, que después era bajada y sumergida creando así la sensación de que era el agua que aumenta y aumenta. Luego, en un foto diferente se filmaron las escenas de los chicos nadando en medio del océano, lo cual  se filmó empleando equipos resistentes al agua.

La aventura nuevamente se apodera de la pantalla gigante gracias a este tercera entrega de Las Crónicas de Narnia: La Travesía del Viajero del Alba esta vez, entre duendes, ratones espadachines y otros personajes que de hecho harán de esta, una experiencia inolvidable.