viernes, 9 de septiembre de 2011

NOCHE DE MIEDO. DETRÁS DE CÁMARAS. Por Valeria Moscoso

Los amantes del buen terror verán reflejado en la pantalla grande, el remake de un clásico del género. Se trata de Fright Night o Noche de Miedo, la cinta de 1985 dirigida por Tom Holland. Noche de Miedo cuenta la historia de Charley Brewster, un adolescente que decide enfrentar a su nuevo vecino Jerry, interpretado por Colin Farell, quien tiene un comportamiento extraño ya que es un vampiro que no duda en asesinar a sus vecinos para saciar su hambre. Charley acudirá a un ilusionista de Las Vegas para que lo ayude y guíe en su objetivo de deshacerse del monstruo.



Esta nueva versión ha sido dirigida por Craig Gillespie, quien ha tenido mayor experiencia dirigiendo productos para televisión y encontró en Noche de Miedo una oportunidad para hacer realidad un guión que lo cautivo de principio a fin. Esta cinta de vampiros ha requerido el uso del 3D pues sus técnicas permiten que el público se sienta inmerso en las escenas más terroríficas. Para ello, usaron una combinación de dos cámaras o sensores y sets ópticos que trabajaban simultáneamente.

Un recurso importante fue el maquillaje de los actores para el que usaron silicona transparente en seis etapas junto con lentes de contacto, dentaduras, orejas, manos y mascaras completas. De la misma manera, el arsenal de los caza vampiros que incluía una estaca esculpida en madera y hueso, un crucifijo o un revolver fueron hechos por Ben Lowney, uno de los maestros de utilería mas requeridos de Hollywood cuyo gusto por la escultura y orfebrería se ve reflejado en la cinta.



El vestuario de los vampiros fue creado por Susan Matheson quien debió crear un look fresco para esta nueva versión sin dejar de lado el estilo original de los personajes. Así, caracterizaciones como la del ilusionista Peter Vincent debían verse sofisticados y al mismo tiempo dramáticos.

Esta semana, Noche de Miedo llega a las salas para revivir una película de culto que promete estar a la altura de los films de terror que han hecho saltar del asiento a toda una generación de fanáticos. Si ya te habías cansado del romanticismo vampiresco, no te puedes perder esta cinta que nos devuelve al clásico vampiro depredador.