lunes, 23 de agosto de 2010

DEPREDADORES: DETRÁS DE CÁMARAS. Por Erica Encarnación

Luego de muchos años de espera, Robert Rodríguez hace su sueño realidad al traernos una nueva historia de uno de los personajes más recordados de la pantalla grande, Los Depredadores, guerreros y cazadores extraterrestres revestidos de invisibilidad capaces de acabar con cualquiera que se le cruce en el camino. Tras haber escrito el guión de esta historia en 1994, es recién en el 2009 que Rodríguez es nuevamente convocado por el estudio Twentieth Century Fox, pero esta vez para hacerse cargo de la realización de este proyecto que lleva el titulo de Depredadores (Predators).

Rodríguez quiso que este film no pasara desapercibido, por ello reunió a importantes actores liderados por el ganador del Oscar Adrien Brody, quien protagoniza la historia interpretando a Royce, un mercenario que ha sido llevado a un extraño lugar junto con otros humanos, capturados por ser despiadados asesinos. Mientras el tiempo transcurre el grupo se da cuenta que esta jungla es en realidad, planeta extraterrestre en el que ellos son la presa de un grupo de depredadores que no los dejaran escapar hasta acabar con todos ellos.

Al ser la jungla uno de los escenarios principales, los realizadores tomaron la decisión de rodar la cinta en una de las zonas más agrestes de la isla de Hawai. Es así, que durante varias semanas el elenco completo de actores y gran parte de equipo técnico se trasladó hasta este lugar. Aquí los diseñadores de la producción se encargaron de acondicionar, en medio de la vegetación, trampas en el suelo y sistemas de cuerdas ubicadas en algunos árboles con lo que lograron colgar a los actores y crear extensiones para el recorrido de las cámaras. La intención del director de la cinta, Nimrod Antal, fue de emplear la menor cantidad de efectos visuales digitales, por lo que el trabajo estuvo avocado a valerse de todo tipo de trucos para lograr efectos prácticos.

Culminado el trabajo en este lugar, todos se trasladaron hasta Austin, Texas para continuar el rodaje en los estudios Troublemaker, propiedad de Rodríguez. Aquí diseñaron complejos escenario de gran magnitud como la cueva de los depredadores, un set que estuvo completamente decorado con huesos y pieles, un lugar tenebroso donde los extraterrestres exhiben a sus presas como trofeos de guerra.

Alrededor de 4000 mil plantas entre exóticas y tropicales fueron necesarias para recrear en los estudios parte de la jungla hallada en Hawaii. Toda esta vegetación fue cultivada por el departamento de áreas verdes que comenzó con esta labor varios meses antes de iniciar el rodaje. Además, también se emplearon todo tipo de armas entre lanzas, hachas y metralletas. Y a pesar de que los depredadores tienen un aspecto clásico, para este film, se crearon versiones mas sofisticadas, además de otros tipos de criaturas alienígenas.

La cacería ha comenzado, los Depredadores están listos para cazar su presa, no se pierda la oportunidad ver a un clásico personaje de los ochenta en pantalla grande.