sábado, 23 de julio de 2011

ADIOS AMY...TE LO BUSCASTE. SE FUE UNA GRAN VOZ.

Debo de decirles que esto lo escribo en medio de una reunión donde salió el tema: Amy Winehouse murió. Si, aunque crean que es una broma de mal gusto. Según información de euronews, la cantante, compositora e instrumentista británica, ha sido encontrada muerta en su domicilio en el norte de Londres. La policía acudió al lugar tras una llamada al servicio de emergencias.



Tenía 27 años, y aparte de por su inconfundible voz cantando una mezcla de blues, soul y jazz, era famosa por sus excentricidades, sus llamativos vestidos y peinados, así como por su dependencia de las drogas y el alcohol.

Protagonista de constantes escándalos y problemas con la justicia aireados por la prensa, reconocía sufrir también depresiones y trastornos alimenticios. El pasado junio anuló su gira veraniega, tras una bochornosa actuación en Belgrado abucheada por el público ante sus continuos tropiezos y el olvido de las letras de las canciones.

Hacía un mes que había vuelto a salir de una clínica de desintoxicación. La artista, ganadora de siete premios Grammy, tenía previsto publicar su tercer disco próximamente. Una gran voz que se suma a la lista maldita de estrellas que se fueron prematuramente a la eternidad, una estúpida relación de gigantes que se fueron por caer en el triste juego del "Sexo, drogas y rock'n roll". La prensa amarilla está servida...